Hoy me salgo del tema

Aprovechando que los catalanes se dedican a buscar afrentas en el BOE (ya verás cuando encuentren por ahí traspapelado el chiste del catalán que inventó el hilo de cobre estirando una moneda) yo, como murciano de adopción también voy a informar de las afrentas que esta nuestra región ha recibido:

La primera viene de Carlos III, quien por cierto fue el que impulsó el BOE (en aquel momento Gaceta), cuando reguló el acceso a cargos públicos con esta frase: “queda vetado el ejercicio de cargos públicos a gitanos, murcianos y demás gentes de mal vivir”.

La segunda, en el diccionario de la RAE, que limpia, fija y da esplendor (¡ja!), donde podemos encontrar la acepción “murciar” con el signficado de “hurtar o robar”.

Cortinas de Humo

China se está convirtiendo en la campeona mundial en muchos aspectos: población, macro-ciudades, contaminación, economía, grandes murallas y un largo etcétera. Y en territorios reclamados no se iba a ser menos. Menos con Rusia y Mongolia tiene disputas territoriales con prácticamente todos sus vecinos: Las dos Coreas, Japón, Taiwán, Vietnam, Bhután, Filipinas, Malasia, Brunei e Indonesia. Y eso que aún no ha reclamado su porción en la Antártida. Salvo los territorios reclamados a India, Bhután y Corea del Norte, todas las disputas con sus vecinos se deben a territorios marítimos, en su mayoría islas deshabitadas.

Uno de los casos más destacables, aunque no el más conocido por la escasa oposición que está recibiendo, es su expansión por el Mar de la China, donde está reclamando la extensa superficie oceánica que va desde el sur de China hasta Brunei, y enmarcado por Vietnam al Oeste y Filipinas al Este. Todos los países con los que se disputa este territorio, todos con escaso poder militar y en su mayoría dependientes del comercio con el poderoso vecino, tienen pocas posibilidades de oposición efectiva.

Sin embargo, el caso más conocido y que en los últimos dos años ha estado salpicando las noticias de todo el planeta es el de las islas Senkaku/Diaoyu (Senkaku según los japoneses y Diaoyu según los chinos). Estas islas, que todas juntas no llegan ni a la mitad del tamaño de la isla de la Cabrera y, obviamente deshabitadas se encuentran a mitad camino entre Taiwán y Okinawa, la prefectura más sureña del conjunto de islas que forman Japón. La dinastía china de los Ming las reclamó ya en el siglo XIV, pero desde la segunda mitad del siglo XIX y hasta 1940 estuvieron bajo control japonés. Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos administró las islas hasta 1972, cuando se las devolvió a Japón junto con el archipiélago de Okinawa. De esta forma, aparentemente no debería haber ningún conflicto, puesto que las islas fueron oficialmente ofrecidas a Japón.
Pero el asunto no es tan sencillo. China, que como hemos visto, se encuentra inmersa en una lenta pero efectiva expansión marítima alegando documentos antiguos, reclama esas islas que considera ilegalmente requisadas. Pero, ¿de donde viene el interés por unas islas en las cuáles la única actividad comercial realizada hasta la fecha fue la recogida de guano de las gaviotas para uso agrícola?Se cree que en sus aguas puede haber recursos energéticos. Unas prospecciones en los años setenta determinaron la posibilidad de la existencia de bolsas de hidrocarburos y eso despertó el interés de las tres naciones entre las cuales se encuentra. Y digo tres porque el conflicto tiene en parte su punto divertido: Japón las reclama (y las administra de facto) como parte su prefectura de Okinawa, China las reclama como parte de su territorio, pero pertenecientes a Taiwán, isla que considera como una de sus provincias y Taiwán las reclama para sí, pero como país independiente de la China continental. Por lo tanto, para China no es sólo cuestión de reclamar ese pequeño archipiélago, sino que involucra su lucha por la reincorporación de Taiwán al territorio Chino.
Aparte de todos estos asuntos de geopolítica internacional, para el gobierno chino estas islas tienen una gran utilidad en su política interna. Aunque ya son muchos los años que lleva reclamando su derecho a controlar el archipiélago, este conflicto suele estallar en momentos clave para el país, como la agitación popular por la corrupción política, el descontento con la economía, los momentos de bajo espíritu nacional, etcétera. Es decir, cuando necesitan desviar la atención de los ciudadanos de otros aspectos que les afectan más directamente o cuando requieren exacerbar el espíritu nacionalista. Y es que hace aproximadamente un año que China, estando inmersa en los escándalos de corrupción política (como el de Bo Xilai), cambios en la cúpula del Partido y la elección de un nuevo presidente, necesitaba urgentemente que el pueblo, haciendo aflorar su orgullo nacional, no pensase en absoluto en asuntos como la ausencia de democracia en el país o la impunidad de los políticos y sólo saliese a las calles a gritar proclamas contra Japón por quitarles unas rocas.
¿Os imagináis que en España pasase eso? ¿Que el gobierno sacase a la luz temas como la disputa por Gibraltar cada vez que la economía y la política fuesen mal para desviar nuestra atención?

Wukan – Rebelión en el Pozo Oscuro

¿Os imagináis que un pueblo en España se levantase en contra de sus corruptos dirigentes, echándolos del poder y promoviendo un nuevo gobierno local libre de parásitos y ladrones? Aquí, pese a los numerosos escándalos suena impensable puesto que vivimos en un sistema democrático en el que, supuestamente, podemos expulsar a los políticos inadecuados mediante el voto. Pero en China, donde lo que en Occidente llamamos democracia brilla por su ausencia, esta es la solución que han encontrado los habitantes de diversos pueblos hartos de unos dirigentes codiciosos que, amparados en un partido igualmente corrupto, han arrasado con los fondos municipales.

De entre todos los pueblos que lo han intentado, Wukan, en la provincia sureña de Guangdong, es el que más éxito ha conseguido. En septiembre de 2011, sus habitantes se movilizaron pacíficamente contra un gobierno local que llevaba décadas sin apenas variaciones, a lo que las autoridades respondieron con detenciones y violencia. Las protestas se extendieron sin violencia hasta diciembre, cuando uno de los representantes del pueblo murió tras ser detenido. La muerte de este manifestante llevó a los habitantes de Wukan a extender sus protestas contra todo el gobierno local y la policía, consiguiendo expulsarlos de la ciudad. La reacción de las autoridades fue sitiar la ciudad, impidiendo la entrada de alimentos, pero finalmente se llegó a un acuerdo entre las nuevas autoridades locales y el Partido Comunista Chino, por el cual se permitiría a los habitantes de este pueblo elegir en elecciones libres a sus representantes, convirtiéndose así en el primer pueblo de China en conseguir tales privilegios.

Del sistema político chino ya hablaremos largo y tendido más adelante, pero para entender el párrafo anterior cabría hacer unas anotaciones. En China, aunque el partido más importante es el Partido Comunista Chino y es el que copa todos los puestos de poder, técnicamente se celebran elecciones periódicas en las que los habitantes pueden elegir a sus dirigentes. Sin embargo, estas elecciones no son tan libres como deberían y, por tanto, no se puede considerar democrático según nuestros parámetros. Este sistema en el que las relaciones y los tira y afloja dentro del partido han llevado a una corrupción desmedida que afecta a todos los estratos administrativos y que está provocando una gran preocupación tanto entre los ciudadanos como entre los principales dirigentes. Como ejemplo, solo hay que remitirse a los discursos tanto del presidente saliente Hu Jintao como del entrante Xi Jinping durante el comité en que se celebró el octubre pasado. El tema principal de ambos fue precisamente la corrupción, llamando a arrancarla de raíz. Obviamente, nada ha cambiado en estos meses.

Pero volviendo a Wukan cuyo nombre, por cierto, podría traducirse como Pozo Oscuro, celebró en 2012 unas elecciones con voto secreto en las que sus 6 500 habitantes pudieron votar pudiendo optar todos ellos a la elección. Tanto la revuelta como las elecciones fueron ampliamente cubiertas por la prensa internacional, en especial la americana y la de las regiones chinas fuera del alcance de la censura del gobierno central: Taiwan y Hong Kong. Por su parte, la prensa nacional, que está controlada por el aparato de la censura cuando no está directamente dirigida por el gobierno, hizo en un principio caso omiso de las protestas, llegando a prohibir cualquier noticia sobre las mismas y censurando cualquier búsqueda en internet sobre los sucesos. Cuando la noticia consiguió filtrarse y estuvo al alcance de todos los habitantes, la prensa cambió de estrategia y pasó a adjudicarle al gobierno provincial de Guangdong una gran éxito al manejar la crisis pero siempre restando importancia a las elecciones democráticas en Wukan.

Finalmente una pequeña reflexión: el PCC ha permitido una pequeña apertura en este pequeño pueblo de menos de 10 000 habitantes pero, ¿qué pasaría si una ciudad de tamaño medio como Wuhan o Qingdao pidiese la misma libertad?

11 del 11

En más de una ocasión comenté la pasión de los chinos por celebrar cosas concretas basándose en las fechas y en cómo se pronuncian las mismas o simplemente porque les gusta eso de que sea 1 del 1, 2 del 2 o 12 del 12… Pues bien el 11 del 11 también lo celebran. Y siendo una fecha con tantos unos… ¿qué mejor que celebrar el día de los solteros?

Ya está bien de tanto San Valentín y tanto vaquero con su hilandera, en China reivindican la soltería y la celebran. Es normal, en un país con 34 millones más de hombres que de mujeres, más les vale tomarse con humor la soltería, porque es algo que les tocará a muchos en los próximos años.

Así que nada, a quienes lo queráis celebrar: ¡Feliz día del soltero!

Una de las mejores camisetas que me he encontrado en China. Pura poesía:
Y / EL / Y VOSOTROS JUNTOS / EN LA MAÑANA / AMIGO DE NCHE?
Zoom Info
Camera
Canon IXUS 210
ISO
200
Aperture
f/5,6
Exposure
1/100th
Focal Length
86mm

Una de las mejores camisetas que me he encontrado en China. Pura poesía:

Y / EL / Y VOSOTROS JUNTOS / EN LA MAÑANA / AMIGO DE NCHE?

A este pobre león (sí este es el concepto que tienen los chinos de los pobres leones) le viene muy bien la cara que le esculpieron ya que parece que lo usan habitualmente para dejar el mocho en su cabeza.
Zoom Info
Camera
Canon IXUS 210
ISO
80
Aperture
f/5,6
Exposure
1/320th
Focal Length
101mm

A este pobre león (sí este es el concepto que tienen los chinos de los pobres leones) le viene muy bien la cara que le esculpieron ya que parece que lo usan habitualmente para dejar el mocho en su cabeza.

La semana en que China se paralizó

¿Os imagináis un país de mil trescientos millones de habitantes —es decir, veintinueve veces España o tres veces la Unión Europea— completamente paralizado y lleno de gente deseosa de montarse en desvencijados trenes, hacer colas kilométricas y de aprovechar los pocos días libres al año que tienen? Así lleva China una semana entera.

En la mente de todos,  el pueblo chino es laborioso, capaz de grandes esfuerzos y de trabajar de sol a sol de lunes a domingo y que nunca descansa. Sin embargo, sólo hace falta pasearse por cualquiera de sus ciudades para ver que no son más que mitos fomentados por el nivel de explotación al que se ven expuestos muchos de sus habitantes, tanto dentro como fuera del país: son gente con un carácter muy parecido al mediterráneo, que valoran las siestas, el descanso, pasar horas hablando y, por qué no, jugar al bádminton y al mahjong en horas de trabajo.

El mejor ejemplo para romper el mito del chino que no descansa son las dos semanas al año en que el país prácticamente se paraliza, conocidas como las Semanas Doradas. La primera del año coincide con las celebraciones del año nuevo del calendario chino, que varía entre enero y febrero; la segunda se corresponde con la celebración del Día Nacional de China, comenzando el día 1 de octubre y extendiéndose siete días más. 

Durante estas dos semanas, los estudiantes no tienen clase, muchas empresas prácticamente paralizan su actividad, muchos restaurantes cierran… el país se paraliza. O casi. Algunos pensarán que en España pasa igual en Semana Santa y Navidad, pero hay dos grandes diferencias: la primera es que en España ambas vacaciones suelen dividirse en dos partes de tal manera que no todos tengan vacaciones a la vez y la segunda es que estas dos semanas son, para muchos las únicas posibilidades que tienen de salir de viaje. Y es que los chinos han descubierto no hace mucho el placer de viajar y el gobierno está fomentando el turismo interior. 

La clase media china está en auge, y el número de gente que quiere aprovechar las vacaciones para descubrir su inmenso país aumenta cada año. Para ilustrar el bullicio turístico sobre la celebración del Día Nacional de años pasados diré que se calcula que casi cien millones de personas viajaron por carretera, sesenta millones en tren y diez millones en avión. La Ciudad Prohibida recibió casi 200 000 visitantes en un sólo día. Los datos que se pueden leer sobre la otra Semana Dorada pueden llegar a ser más espectaculares: se calcula que durante el Festival de Primavera de este año se realizaron más de dos mil millones de desplazamientos.

Muchos expertos han criticado este parón programado de la economía que, si bien supone un gran impulso del turismo, suele frenar ligeramente el crecimiento anual de un país cuya economía que está compitiendo con la de otros países en los que un descanso de tal magnitud sería impensable. Estos críticos ya consiguieron hace seis años acabar con una tercera Semana Dorada coincidente con la festividad el primero de mayo. Sin embargo, otros alaban esta válvula de escape de un pueblo que cada vez se ve más invadido por las prácticas capitalistas.

Artículo originalmente publicado en el periódico digital El Precursor.

To Tumblr, Love Pixel Union